0
0 En Embarazo & Parto/ INFORMACIÓN & CONSEJOS

Maniobra de Hamilton, la polémica “ayuda” para ponerte de parto

En esta entrada quiero hablaros de la Maniobra de Hamilton, utilizada muy habitualmente en los hospitales y desde hace un tiempo, envuelta en la polémica.

¿QUÉ ES LA MANIOBRA DE HAMILTON?

Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), se trata de un método mecánico de inducción del parto.

Los métodos para provocar un parto pueden ser: farmacológicos (estrógenos, relaxina, antagonistas de la progesterona, oxitocina, prostaglandinas y sus análogos), métodos naturales (estimulación del pezón, semen…) y métodos mecánicos (dilatación cervical manual, utilización de sondas o la Maniobra de Hamilton).

Se suele practicar a mujeres a las que se planea provocar el parto, con intención de que este empiece espontáneamente tras realizar la maniobra. No es necesario estar ingresada. Normalmente la hace el ginecólogo en las últimas consultas de control de embarazo. A continuación vuelves a tu casa con las indicaciones habituales sobre cuando debes de acudir al hospital: contracciones dolorosas, sangrado, disminución de movimientos fetales, rotura de bolsa amniótica…

¿CÓMO SE REALIZA LA TÉCNICA?

Mediante un tacto vaginal, se introduce un dedo a través del cuello del útero que se rota 360º despegando el polo inferior de la bolsa, de la pared uterina. Con ello se liberan prostaglandinas naturales, que son las encargadas de iniciar las primeras modificaciones del cuello del útero.

BENEFICIOS DE ESTA MANIOBRA

Según el estudio publicado en 2005 Boulvain M, Stan C, Iron O. Membrane sweeping for induction of labour. Cochrane Database Syst Rev 2005; : CD000451.:

  • ↑ % de PARTO en 48h
  • ↑ % de PARTO en 1 semana
  • ↓ Riesgo de sobrepasar la semana 41
  • ↓ Inducción con oxitocina
  • ↓ Embarazos cronológicamente prolongados.

Si pinchas el enlace del estudio, puedes leer con más detalle los resultados, que fueron publicados en la biblioteca Cochrane, de reconocido prestigio para la búsqueda de evidencia científica actualizada.

¿QUÉ RIESGOS TIENE?

En la mayoría de los estudios realizados se habla principalmente de 4 riesgos:

  • Sangrado. El cuello uterino es muy sensible al contacto, por lo que es frecuente que ante roces o exploraciones sangremos. La pérdida de sangre suele ser escasa y cesa espontáneamente.
  • Dolor. Durante la técnica y/o posteriormente por las contracciones que aparecen en respuesta. La propia maniobra puede producir desde una leve molestia a un dolor intenso en la zona supra púbica. La diferencia suele deberse a: la posición o cercanía del cuello para poder estimularlo, la delicadeza del profesional que la realiza y la sensibilidad al dolor de la embarazada. De cualquier modo, es una maniobra que dura menos de un minuto, así que si decides intentarlo y en tu caso resulta dolorosa, al menos será muy breve. Si queremos ponernos de parto, hace falta tener contracciones. No debemos tener miedo a que aparezca dolor por esta causa, ya que es la señal de que estamos encendiendo el motor para que el parto se ponga en marcha.
  • RPM (Rotura Prematura de Membranas). Esto significa romper la bolsa amniótica más de una hora antes de comenzar el trabajo de parto. No quiere decir que al hacer la maniobra nos hayan agujereado con el dedo la bolsa ni nada parecido. Son las contracciones que tenemos al haber estimulado la zona del cérvix, las que favorecen la rotura de la bolsa. Esto puede ayudar a que nuestro parto acabe de arrancar, pero también hay mujeres que siguen necesitando ayuda para que el proceso se inicie.
  • Infecciones. Algunos estudios hablan de un mayor riesgo de infección materna y fetal. Este riesgo es común a los tactos vaginales, amniotomía, amnioscopia, o cualquier otra técnica de este tipo que manipule la zona del cuello uterino. Es un riesgo bajo en este caso, pero siempre importante ternerlo en cuenta.

¿CUANDO ESTÁ RECOMENDADA?

La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) y NICE (National Institute for Health and Clinical Excellence) recomiendan el despegamiento de membranas en la semana 40.

Fuentes:

Protocolos Asistenciales en Obstetricia SEGO. Inducción del parto. Junio 2013.

National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). Induction of labor. NICE clinical guideline 70 . July 2008.

 

¿POR QUÉ LA POLÉMICA?

Muchas mujeres denuncian que se les ha practicado esta maniobra en una consulta sin recibir información completa previamente, ni dar su consentimiento. Explican que se realizó al mismo tiempo que se le comentaba que la iban a ayudar un poco para que se pusiera de parto, sin muchas más explicaciones. Creo que no es la manera de actuar de la mayoría de ginecólogos pero está claro que hay algunos que lo hacen.

Esta, como cualquier otra técnica que realice un profesional, requiere de tu consentimiento después de haber sido informada de: en qué consiste, cómo se va a realizar, con que finalidad, riesgos y beneficios. A mayores puedes y debes preguntar las dudas que tengas, y no autorizar algo que no entiendas o de lo que no hayas sido correctamente informada.

Debemos ser tratados en las consultas y hospitales, con rigor y con respeto. No aceptes condescendencia, recomendaciones basadas en opiniones personales y no en estudios, ni chistes o burlas en respuesta a tus preguntas. Merecemos y tenemos derecho a una asistencia respetuosa y de calidad. La herramienta más útil cuando no se nos atiende correctamente, son los escritos en el servicio de atención al paciente. Hay quien piensa que no valen de nada, pero no es cierto. No se pueden destruir ni ignorar, y son una gran herramienta para mejorar la atención que recibimos. Desde luego, lo que no vale absolutamente para nada, son las  broncas de pasillo y la violencia.

¿Quiere decir esto que no recomiendo esta maniobra? No. Quiere decir que no recomiendo que aceptes nada por muy bueno que sea para ti, que no te hayan explicado y hayas entendido bien antes.

Veo útil la Maniobra de Hamilton para mujeres a las que se les va a provocar el parto próximamente si tienen una exploración “favorable”. Los estudios han demostrado que el éxito o fracaso de la maniobra está directamente relacionado con el grado de madurez cervical. De todas formas, creo que es mucho mejor entrometernos un poco con esta técnica, que acabar en una inducción de parto con el lote completo de intervenciones: maduración del cuello, rotura artificial de bolsa y medicación para conseguir contracciones útiles.

Las ideologías extremistas siempre me han parecido muy dañinas. Aunque estoy a favor del parto humanizado, respetado, y de evitar el intervencionismo innecesario, creo que informaciones como la siguiente de la página web “el parto es nuestro”, son una manipulación radical y alarmista que en nada ayuda a las mujeres.

Consejo: Siempre que tengas dudas sobre algo, busca información fiable y demostrada. En temas de salud, lo que vale no son las recomendaciones en base a opiniones personales, sino fundamentadas en hechos demostrados.

 


PARTICIPAR es la manera de que un blog sobreviva y crezca.
Deja tus opiniones y comentarios. Contestaré lo antes posible.
Y No olvides compartir en tus redes sociales para que esta información ayude a otros padres.


 

Maniobra de Hamilton, la polémica “ayuda” para ponerte de parto
5 (100%) 5 votes

Otras entradas interesantes...

Sin comentarios

TU OPINIÓN ENRIQUECE ESTE BLOG...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies