0
0 En Embarazo & Parto/ INFORMACIÓN & CONSEJOS

¿Es seguro un parto podálico? Análisis completo de la evidencia científica

Ya que la polémica en torno a la seguridad del parto podálico vaginal continúa, dedicaré esta entrada a analizar a fondo lo que dice la evidencia científica. Me sorprende ver en muchos sitios determinados argumentos que no son ciertos y que por repetirse tantas veces, parece que son más creíbles. Así que, nada mejor que la ciencia, para poder entender de lo que hablamos.

Antes de meternos con los estudios, debemos conocer cuales son las incidencias que pueden darse durante un parto de nalgas.

¿Cuáles son los riesgos del parto de nalgas?

Complicaciones más frecuentes, que hacen más difícil o imposible la salida del bebé, y que pueden producirle lesiones:

  1. Procidencia/Descenso de solo un pie. Esta situación dificulta la flexión lateral del tronco necesaria para que la salida del bebé progrese.
  2. Distocia de hombros. Cuando uno o los dos brazos del bebé se elevan a los lados de la cabeza, no permitiendo que se encaje. Es una situación de pronóstico desfavorable, ya que es muy fácil que se produzcan fracturas del húmero o las clavículas del bebé, al intentar la recolocación.
  3. Distocia de cabeza. La cabeza del bebé queda atrapada sin poder expulsarse. Es una de las causas principales de lesiones y muerte del bebé.
  4. Parto rápido de la cabeza fetal. Una salida brusca de la cabeza del bebé, puede causarle una hemorragia intracraneal.

A mayores, pueden producirse lesiones en la madre al intentar resolver este tipo de situaciones urgentes.

Si la presentación es podálica, existe más probabilidad de prolapso de cordón. En caso de presentación de nalgas puras, habría una probabilidad muy similar a los bebes en posición cefálica. Os dejo enlace a la entrada sobre la Versión Cefálica Externa, donde os explicaba las distintas variantes de la posición de nalgas.

Fuentes:

Evidencia científica publicada sobre el parto podálico

  • Año 2000. Resultados del Term Breech Trial Colaborative Group.

    • 121 hospitales de distintos países.
    • 2088 Embarazadas con presentación de nalgas puras a término.
    • Ensayo clínico aleatorizado.
    • Objetivo del estudio: determinar los beneficios de la cesárea frente al parto vaginal de nalgas.
    • Conclusiones:
      • Peores resultados perinatales en el parto vaginal frente a la cesárea.
      • Se recomienda por seguridad, una política de cesáreas sistemática frente al intento de parto vaginal. Nivel de evidencia Ib.
      • La cesárea programada, en comparación con el parto vaginal programado en presentación podálica a término con feto único, reduce la mortalidad perinatal y la morbilidad neonatal (lesiones en el recién nacido), con un cierto aumento en la morbilidad materna. Nivel de evidencia Ia.
    • Algunas publicaciones posteriores cuestionaron la metodología de este estudio y sus conclusiones.
  • Año 2006. PREMODA.

    • 8105 embarazadas. 174 centros de Francia y Bélgica.
    • Iguales parámetros de resultados que el anterior (mortalidad perinatal y morbilidad neonatal severa).
    • 69% cesáreas programadas y 31% se intentó parto vaginal.
    • De las 2.526 mujeres que intentaron parto vaginal, lo finalizaron 1.796.
    • Conclusiones:
      • No se encontraron diferencias de mortalidad ni morbilidad neonatal severa entre cesárea programada y parto vaginal.
      • El parto vaginal tuvo una tasa más elevada de Test de Apgar a los 5 minutos menor de 4 (Prueba de bienestar fetal que se realiza en el momento del nacimiento).
      • En centros con práctica habitual del parto vaginal de nalgas, si existen criterios estrictos de selección de los casos de menos riesgo, el parto vaginal de nalgas de bebés a término es una opción segura (Nivel de Evidencia IIA).
  • Año 2015. Planned caesarean section for term breech delivery. (Cesáreas programadas para partos podálicos vaginales a término).

    • 3 Estudios que incluían a 2.396 Embarazadas.
    • Conclusiones:
      • A corto plazo, los nacimientos con cesárea programada eran más seguros para los bebés que los nacimientos vaginales. Menos muertes/lesiones graves.
      • La fuerza de la evidencia de este estudio, no fue suficientemente alta como para tomar nuevas decisiones en base a sus conclusiones.
  • Año 2016. Does breech delivery in an upright position instead of on the back improve outcomes and avoid cesareans? (¿El parto de nalgas en posición vertical en lugar del dorsal, mejora los resultados y evita cesáreas?)

    • 750 embarazadas con bebé de nalgas. 315 cesáreas programádas. 269 finalizaron un parto vaginal. 229 en posición vertical comparadas con 40 en posición dorsal.
    • El parto vaginal de nalgas en posición vertical, se asoció con menor duración de la segunda etapa, las maniobras necesarias, las lesiones maternas y neonatales y la tasa de cesárea en comparación con el parto vaginal en la posición dorsal.
    • La evidencia científica de este estudio es de nivel III (por ser retrospectivo) y el grado de recomendación de sus resultados es C-débil por incluir un único estudio de nivel III.
  • Año 2017. Is vaginal breech delivery associated with higher risk for perinatal death and cerebral palsy compared with vaginal cephalic birth? Registry-based cohort study in Norway (¿El parto vaginal de nalgas se asocia con un mayor riesgo de muerte perinatal y parálisis cerebral en comparación con el nacimiento cefálico vaginal? Estudio de cohortes basado en el registro en Noruega.)

    • 520 047 embarazos únicos a térmico sin malformaciones congénitas.
    • Estudio de cohortes (Nivel de evidencia II y Grado de Recomendación C-Débil)
    • Conclusiones:
      • Los bebés en posición podálica,+´ç
      • tienen más riesgo de mortalidad fetal tanto si nacen por parto vaginal, como por cesárea, que los bebés que nacen en posición cefálica. Este mayor riesgo no se observa en la parálisis cerebral.
      • No se encontraron grandes diferencias de riesgo de mortalidad fetal o parálisis cerebral, entre parto vaginal y cesárea programada en los bebés en posición podálica.
      • “El parto vaginal de nalgas puede ser recomendado siempre que haya un competente cuidado obstétrico y criterios estrictos para la selección del parto vaginal”.
  • Año 2017. Long-term childhood outcomes of breech presentation by intended mode of delivery: a population record linkage study. (Resultados de repercusiones a largo plazo de la presentación podálica independientemente del tipo de parto).

    • De las 15.281 mujeres consideradas elegibles para intentar un parto vaginal podálico, solo el 7.7% tenía como objetivo este tipo de parto. El 74.2% prefería una cesárea programada y tenían intención incierta un 18.1%.
    • Conclusión: “El parto vaginal de nalgas planificado, no confiere riesgos adicionales para la salud infantil, el desarrollo o el logro educativo en comparación con la cesárea programada”.
    • La evidencia científica de este estudio es de nivel III (por ser retrospectivo) y el grado de recomendación de sus resultados es C-débil por incluir un único estudio de nivel III.

Según los estudios, ¿Qué parto es más seguro?

  1. La evidencia científica actual, no es totalmente concluyente al no haber nuevos estudios prospectivos con nivel de evidencia I.
  2. Los estudios de más peso en cuanto a la evidencia científica aportada, son los resultados del Term Breech Trial Colaborative Group y el PREMODA. Pero no coinciden en sus resultados y ambos tienen defensores y detractores. Los estudios posteriores, no tienen un nivel de evidencia suficientemente alto como para desmentir los resultados de ninguno de los dos.
  3. Según la situación actual, es lógico que haya centros que defiendan la preferencia de la cesárea programada y otros, el intentar un parto vaginal en casos seleccionados. Ninguna de las dos opciones es descabellada.
  4. Por ser el parto vaginal en podálica el que siembra más dudas respecto a su seguridad, es importante que las embarazadas sepan que puede ser recomendado siempre que haya un equipo asistencial preparado para atenderlo, unos medios físicos adecuados y criterios estrictos de selección (Recomendación grado B-Moderada).

Conclusiones

  • No se puede afirmar alegremente que un parto podálico vaginal sea totalmente seguro, ni más seguro que una cesárea. Solo se recomienda en casos muy concretos y con un equipo muy preparado. ¿Es eso un signo de que es tan seguro como un parto vaginal cefálico? No.
  • Posiblemente esta sea la entrada más densa que he escrito y a muchos no les interesará este tema. Pero he leído recientemente tanta información imprecisa y manipulada, que he visto necesario poner los enlaces a los estudios más comentados y hablar de ellos con un poco de detalle para aquellos que quieran información más precisa.
  • Soy partidaria de que la información llegue a las personas, lo más fielmente posible y sin manipular. Sin contaminarla con nuestras opiniones personales.

PARTICIPAR es la manera de que un blog sobreviva y crezca.
Deja tus opiniones y comentarios. Contestaré lo antes posible.
Y No olvides compartir en tus redes sociales para que esta información ayude a otros padres.


 

¿Es seguro un parto podálico? Análisis completo de la evidencia científica
Valora esta entrada

Otras entradas interesantes...

Sin comentarios

TU OPINIÓN ENRIQUECE ESTE BLOG...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies